Archivos de la categoría recibos

Sofás de calidad: fabricación y distribución exclusiva

Sin duda, el diván es la pieza principal de un salón, no por el espacio que ocupa sino porque es el más usado en esta estancia, por lo tanto, se deben elegir sofás de calidad en función de la decoración y del resto de elementos que componen la habitación.

Ahora bien, quizás las personas piensen que cuando se hace este tipo de asientos, siempre resulta excelente, lamentablemente no es así. Es muy común encontrar ofertas y probablemente mucha gente se entusiasme al pensar en ahorrar algo dinero, pero se comete un error, ya que al principio se verá hermoso y después, al poco tiempo, se empieza a notar el deterioro del mismo.

Por lo antes dicho, es primordial localizar alguna empresa que se esfuerce en trabajar con altos estándares de calidad, con procedimientos que sigan una norma, la selección de los materiales que pasen por un proceso estricto de revisión y, muy importante, que cuente con distribuidores previamente seleccionados bajo un riguroso esquema. No es tan solo fabricar con esmero, hay que tener en cuenta la forma en cómo se ofrece el producto.

Principios fundamentales para situarlo en el ambiente

Uno de los argumentos a la hora de decorar el interior de la vivienda, es el color del sofá, hay que tenerlo muy presente, por las siguientes condiciones del ambiente:

  • Pequeño

Es mejor optar por colores cálidos como el beige, blanco o canela. De esta manera, no lucirá sobre cargado.

  • Luminoso

No es conveniente seleccionar colores muy oscuros, pues la luz de sol elimina el colorido y este irá envejeciendo, paulatinamente.

Otro dato significativo es el protagonismo que se le quiera imponer, al escoger uno para integrar con los otros muebles de la vivienda. Independientemente del uso a darle, es esencial buscar la calidad del producto. Comodidad, resistencia y facilidades para su adquisición, son factores que estas empresas se deberían ofrecer para satisfacer de manera integral el requerimiento.

Sofás de calidad

Ahorrar en el recibo de la luz

Está claro que no estamos viviendo nuestros mejores momentos. Me refiero en el país y por supuesto que hablo de la economía. Hasta los más derrochadores estamos mirando por cada céntimo que gastamos. Y todo esto teniendo en cuenta de que hablamos de los privilegiados, es decir de aquellos que tienen un trabajo.

Da igual que no se respete los derechos del trabajador, da igual que te paguen menos, da igual ya incluso que tengas que echar más horas de las que te corresponderían, lo verdaderamente importante ahora es conservar el trabajo, y cuando todo parezca solucionarse, ya nos encargaremos de pelear por todo aquello que ahora nos han quitado.

Objetivo: ahorro

Ahorrar recibo de la luzPero dejando un poco de lado el espíritu revolucionario mermado por muchas razones, hablemos de cómo por otro lado conseguir un ahorro en las facturas de nuestro hogar.

Especialmente el de la luz. Parece mentira como cada vez más nos suben los recibos de algo tan básico como puede ser la luz o el agua.

Pero tenemos alternativas para paliar un poco estas subidas. Además de mantener un consumo responsable e intentar siempre no derrochar energía (sobre todo porque algún día dejaremos de tenerlas), para ahorrar en electricidad se ha puesto de moda la instalación de placas solares.

Hasta hace poco tenía entendido que aquellos que podían poner placas solares eran privilegiados con un capital extraordinario que se daba el capricho de ponerlas, sin embargo, también es conocido por todos que para utilizar este tipo de fuente de energía existen subvenciones, ayudas…

Aunque lo prioritario es conocer si nos saldrá rentable o no. Para eso debemos hacer cuentas, unas cuentas muy sencillas. Tenemos que calcular el coste de luz que tenemos al cabo del año, compararlo con el ahorro que tendríamos si instalásemos las placas solares y el tiempo de amortización que tendríamos en la instalación de dichas placas.

Estos datos nos aportarán una luz bastante clara de si nos compensa o no elegir esta nueva alternativa.

Caso práctico

 Ahorrar recibo de la luzPor ejemplo, pongamos que un par de placas solares dedicadas exclusivamente a darnos electricidad en nuestro hogar (no agua caliente) y dichas placas tienen un coste de unos 600 euros, parece una buena alternativa. Sin embargo, antes de tirarnos a la piscina es importante conocer la potencia que esas placas nos van suministrar, porque la energía solar es muy potente en nuestro país, pero en un hogar de clase media, no vas a poder desechar del todo el suministro eléctrico.

En este sentido, entonces por ejemplo si la potencia de las placas está en torno a los 400 W puede ser que nos haga ahorrar en nuestra factura una cantidad considerable que nos haga amortizar la inversión en poco tiempo y por tanto empecemos a ver un ahorro en relativamente poco tiempo (uno o dos años).