Los muebles de nuestra casa ¡Hay que cuidarlos!

sillones fabricados a la medidaLa preservación de los elementos que conforman el entorno de nuestra decoración debería estar dentro de nuestras prioridades. Muchas de estas piezas tienen algún significado emocional para nosotros, por citar algún ejemplo.

Pero más allá de esto, se hace necesario cuidar todo lo que hay en nuestro hogar porque de este modo estamos ahorrando dinero y contribuyendo a tener un planeta más limpio y sano. No hay que desperdiciar ni derrochar.

Si hablamos de los sillones, hay muchísimos trucos que podemos emplear en nuestro hogar para mantenerlos en buen estado. Sin embargo, hay que entender de qué tipo de materiales están hechos para poderlos cuidar.

Los sillones modernos están elaborados en todo tipo de materiales pero no siempre sabemos cómo limpiarlos, o podemos cometer el error de emplear químicos o sustancias que pueden dañarlos en un santiamén.

La tapicería

Los sillones individuales, los sillones fabricados a la medida o los sofás directo de fábrica poseen tejidos de diferentes telas, por lo que sus cuidados no son los mismos. Hay requerimientos específicos para cada caso.

Lo primordial es mantener las telas de los muebles lejos de las posibles fuentes de calor. Por lo que donde los ubiques, procura que no estén expuestos al sol, a la estufa o cualquier otro elemento que lo caliente.

Los colores en las telas, sobre todo en los sillones económicos, tienden a desvanecerse con el paso del tiempo si les pegan mucho los rayos del sol en interiores o peor aún si están en exteriores.

Pasarles una aspiradora y un cepillo al menos una vez por semana es una práctica bastante saludable porque estarás eliminando partículas que también aceleran su deterioro, entre ellas el polvo.

Usar un paño seco y limpio por la superficie de los muebles también es una práctica bastante común y sumamente fácil. Evita aplicar cremas o líquidos que no estén calificados para la limpieza de muebles.

Problemas con las estructuras

Las fábricas de sillones o las ventas de sofás y sillones tienden a comercializar productos que de repente estén defectuosos. Es vital que antes de adquirir un artículo, lo pruebes y te asegures que está en buen estado.

Y aunque así sea, es normal que los armazones de los muebles se vayan desgastando con el paso del tiempo. Sobre todo si están ubicados en áreas como la sala, el estudio o la cocina de la casa.

Si sientes que la suavidad se ha perdido, entonces intenta sacudir los cojines con frecuencia. Sobre todo los que usas para el respaldo de la espalda o los de los asientos propiamente dichos.

La madera contrachapada es buena para cubrir los soportes de los brazos. De igual modo se usa mucho la espuma gruesa para corregir la forma de los asientos, el espaldar y darle rigidez a la estructura de metal.

¿Y las manchas?

Las manchas son quizá una de las peores pesadillas al momento de limpiar los muebles. Es de saber que los cojines de un sofá de precio de fábrica no se pueden retirar para meterlo en la lavadora, por ejemplo.

Las fábricas de sofás y las ventas de sillones reciben muchas quejas de sus clientes porque las telas que por lo general usan son vulnerables ante las manchas, pero hay otras que han tomado en cuenta este particular y se han renovado con el uso de otros tejidos.

Te contamos qué hacer frente a cualquiera de estos casos

Si estás tomando café en el sillón, las fábricas de sofá de piel recomiendan que se humedezca la mancha con agua muy fría. Posterior a esto, se debe frotar con una esponja que esté seca y limpia. Acto seguido, se debe remover la mancha con un cepillo que sea cerdas suaves, apoyándote de alcohol y vinagre blanco.

La mancha de té se puede quitar con alcohol de uso médico y vinagre blanco. Debes mezclar tres partes iguales de cada uno. Frota un trapo seco sobre la mancha.

Cuando veas una mancha de vino, debes removerla de inmediato porque es una de las más difíciles de quitar. El agua con gas funciona muy bien, sobre todo si la aplicas en papel absorbente sobre la mancha.

Las fábricas de sillones recomiendan que coloques talco sobre una mancha de aceite, apliques un pedazo de papel absorbente y lo retires dos horas después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *