Ahorra en tu factura con la energía solar para piscina

Eres propietarios de una vivienda en la que tienes instalada una pequeña piscina, hablamos de piscinas de 15 a 25 metros cúbicos. Son piscinas pequeñas muy típicas en las viviendas del tipo chalet adosado, pareado o individuales. Son piscinas perfectas para que se refresque la familia en los meses estivales. Pero este tipo de piscinas llevan consigo un aumento de la factura eléctrica considerable. Existen métodos para aplicar la energía solar para piscina.

La energía solar fotovoltaica está en auge, cada vez son más baratos los paneles solares, por qué no aplicarlo a tu piscina y lograr una reducción en tu factura.

Piscina casi autónoma

energia solar piscinaEl tipo de piscinas de las que hablamos suelen contar con bombas de 0,75 a 1 caballo de potencia, lo que traducido a vatios son de 550 a 750 vatios aproximadamente. Si a esta bomba le añadimos el consumo de un clorador salino más un regulador de PH podemos incrementar la potencia de 200 vatios más.

Los paneles solares de 250 vatios tienen un precios muy buenos que fácilmente se amortizan, colocando dos podemos tener una potencia de 500 vatios, gracias al cual podemos ahorrarnos del 50 a casi el 75 por ciento de la factura de la luz de tu piscina. Pero seguirás necesitando la red eléctrica para que todo funcione correctamente, primero porque no cubrimos el 100% y segundo porque los 500 vatios solo se logran en condiciones óptimas no todo el día.

También puedes optar por utilizar el sol como fuente de calor, utilizando mantas térmicas de burbuja que ayudan a calentar el agua, pudiendo incrementar la temperatura 5 grados, aumentando el periodo de baño y reduciendo el gasto de agua por evaporación y el gasto en productos químicos de mantenimiento. Son cubiertas que se colocan sobre el agua en contacto con esta y que recuden durante la noche la perdida de calorías. Al tener también tapada la piscina te ayudan a evitar que se ensucie el agua y tendrás que pasar menos veces el limpia fondos y el recoge hojas.

Existen también mantas colectoras compuestas por un tubo de pequeño diámetro, de muchos metros de longitud y de color negro para captar el sol, por las que se hace circular el agua de la piscina y estas concentran el calor solar y calientan el agua, pueden ser colocadas a la salida de la bomba principal, pero como esta no suele estar en marcha todas la horas de sol, lo ideal es instalar una bomba secundario de menores dimensiones, es decir de menor potencia y con menos gasto energético y programarla para que se ajuste a las horas de sol. Utilizan el mismo principio que las placas solares de las viviendas para uso sanitario tan comunes en nuestras ciudades.

 

Deja un comentario