Que nos den la luz del sol

Algunas personas se caracterizan por la búsqueda de formas de ahorrar en la economía familiar, y si esto supone favorecer una causa ecologista mejor.

Nuestro país afortunadamente goza de muchas horas de sol, y tenemos que aprovecharlo. Instalar placas solares en casa es una de las opciones.

Si estás pensando en instalar placas solares, quizás te interese conocer algunos aspectos sobre estas placas.

Qué son las placas solares y para qué sirven

Luz del solLas placas solares consiguen su energía de la luz y el calor que reciben del sol. La energía del sol es verde y llega a nosotros a través de radiaciones, en función de la hora del día en la que nos encontremos las radiaciones serán de una potencia superior o inferior.

La energía solar es mucho más importante de lo que pensamos, es considerada como madre de otras energías, ya que sin ella sería imposible que se cumpliesen los ciclos del viento o del agua. Por eso cuando se afirma que sin sol no podríamos vivir, en realidad la afirmación no va tan desencaminada.

El ser humano ha conseguido a través de placas o paneles captar esta energía y transformarla en calor, electricidad o biomasa (que es un tipo de energía renovable)

Al igual que ocurre con otras fuentes de energía naturales, la del sol está poco aprovechada y supone un ahorro considerable de otras energías más caras como puede ser la eléctrica.

Cuál es el coste de la instalación

Luz del solEs cierto que instalar placas solares en los hogares en la actualidad no es barato, sin embargo la conciencia de los organismos oficiales apuntan hacia el fomento de este tipo de instalaciones que favorezcan el aprovechamiento de una fuente de energía, natural y beneficiosa para todos.

Por eso se implantan las subvenciones con el objetivo de motivar a la gente la contratación de este servicio.

En una instalación común tenemos que dividir entre lo que son los colectores solares y los paneles propiamente dicho. Los primeros se encargan de calentar el agua mientras que los segundos son los responsables de generar electricidad, mediante energía solar fotovolcáica.

Los paneles se componen de celdas con dos elementos básicos, silicio cristalino y arseniuro de galio que son los encargados de transformar la energía fotovoltaica en electricidad.

Este tipo de paneles ya son frecuentes encontrarlos además de en los hogares en lugares públicos como parques o playas con el objetivo de conseguir iluminación natural y un ahorro en los costes que conlleva.

Evidentemente desde su concepción hasta la actualidad han ido surgiendo variaciones en los paneles que los han convertido en cada vez más económicos y por eso ahora son más baratos que lo que fueron en su origen.

Pero aunque los paneles originarios fueron creados de otra manera, ha sido posible su reciclado para no perder la inversión realizada al principio.

Un bonito proyecto con un bonito futuro para todos nuestros hogares.

 

Deja un comentario