Pasos a seguir a la hora de vender tu vivienda

¿Has decidido vender tu casa?, ¿tienes que mudarte y vas a vender tu antiguo hogar? Ya te avisamos de que no es tarea fácil, por eso lo mejor es hacerlo acompañado de un agente inmobiliario que te guíe con su experiencia. No obstante, Ohlahabitat portal inmobiliario nos trae una serie de pasos y consejos que te pueden servir como guía para no morir en el intento.

Imagen: pexels

Cuida su aspecto

Sobra decir que lo ideal es que hagas una buena inspección de tu vivienda para detectar cualquier tipo de daño o imperfección y así poder corregirla. Si quieres vender tu casa pronto, lo adecuado es que parezca lo más atractiva posible cuando alguien vaya a visitarla. Cuida su limpieza, su orden y hasta su iluminación. Una vivienda con mal aspecto, sucia o con averías está luchando para que nadie la compre. Haz que entre por los ojos. La primera impresión es la que cuenta.

El precio lo decide el mercado

Decidir la tarifa de venta no es asunto fácil. Tendrás que darte un paseo por los diferentes canales y ver cuál es el precio de las viviendas similares a la tuya en cuanto a metros, ubicación y características. Debes evitar fijar una cantidad mayor a la media, así solo ayudas a vender a los demás. El número de llamadas te orientará sobre si has acertado o no con el precio y tu asesor te podrá indicar hasta cuánto está dispuesto a pagar el actual comprador medio.

¿Venta particular o agente inmobiliario?

Si te decides por hacerte cargo de todas las gestiones, deberás comenzar colgando un anuncio con tu vivienda en los diferentes portales webs de pisos, en redes sociales, compartirlo en el WhatsApp o poner un cartel en el balcón. Después solo queda esperar a que suene el teléfono con algún posible interesado al otro lado de la línea y gestionar las visitas, tener disponibilidad para ésta y armarte de paciencia (algunos te podrán fallar y no presentarse, otros mostrarán disconformidad nada más entrar por la puerta…).

Si por tanto no tienes tiempo para gestionar todo esto o simplemente no te apetece, puedes acudir a un agente inmobiliario que te asesorará y se encargará de supervisar por ti todo el proceso.

Normalmente un agente trabaja con una agencia o inmobiliaria determinada: los que operan de forma independiente suelen ser menos habituales. De un modo u otro, investiga un poco y asegúrate de la experiencia y su capacidad en el sector, escogiendo aquellos de reputación comprobada para que no te quepa duda sobre el hecho de que no interferirá a favor de una parte o se moverá por intereses propios. Que sea colegiado es esencial.

 

Es importante también tener claras las condiciones. Es decir, cuánto cobrará el agente si la operación finaliza con éxito.

 

La firma y otros trámites administrativos

Una vez tengas a tu comprador, por una vía u otra, llega el momento de formalizar la compra. Algunas veces se firma un precontrato de manera privada para otorgue garantías a ambas partes. En virtud de la ley actual, este documento tiene total validez y el acuerdo firmado es de obligado cumplimiento. Sin embargo, para inscribir la vivienda en el Registro de la Propiedad es necesario otro documento: la escritura pública notarial.

El notario desempeña un papel fundamental en el proceso de venta de una vivienda ya que es el encargado de dar certeza jurídica a ambas partes durante la transacción:

 

  • Comprueba los documentos de identificación, la validez del acuerdo entre las partes y la capacidad legal del comprador para disponer del inmueble.
  • Expide una copia certificada de la escritura y tramita su inscripción en el Registro Público de la Propiedad donde se registra al nuevo propietario.

¿Convencido de cómo encontrar el comprador perfecto para tu querida vivienda?

Deja un comentario