Archivos de la categoría Vivienda

Aparejadores Madrid – Aptos para ejecutar la Inspección Técnica de Edificios

 

Los dueños de viviendas plurifamiliares de más de 50 años están legalmente obligados a realizar la Inspección Técnica de Edificios (ITE). El objetivo es coordinar un mantenimiento oficial de tipo preventivo que mejore la seguridad del lugar para beneficio de la colectividad. Entre los profesionales en capacidad de efectuarlas se encuentran unos aparejadores Madrid.

El día acordado, el perito revisará cuidadosamente todas las áreas del edificio: cimientos, estructuras, fachadas, azoteas y paredes medianeras. Asimismo, incluirá cualquier elemento adicional que pueda afectar la:

  • Seguridad de las personas y los bienes: chimeneas, techos falsos, cornisas, etc.
  • Higiene: la salubridad de la comunidad debe protegerse de filtraciones de agua (blancas y negras) y alimañas que dañen los materiales de la construcción.
  • Decoración: el ornato público adecuado es el resultado de tener una fachada cónsona con la imagen urbana local.

En algunas ciudades, durante el desarrollo del estudio, también es necesario verificar el buen estado de los accesos (escaleras, pasillos, ascensores, etc.) y la respuesta térmica de la construcción. Esta última no afectará a la ITE pero, será útil para definir aquellas mejoras que incrementarían la eficiencia energética de la instalación.

Si el dictamen es favorable, significa que la edificación se encuentra en condiciones óptimas y no se requiere otra ITE hasta pasados 10 años. En caso contrario, en el informe deberá constar la descripción y localización de los elementos deteriorados; así como, sus posibles causas y las medidas que ya se hayan implantado para la protección de los afectados por el problema (habitantes, vecinos, transeúntes, etc.)

Por otro lado, de manera priorizada se incluye la lista de las obras requeridas y el período estimado de duración de las mismas. En ciertos municipios existen subvenciones que ayudan con un 10 a un 30% del presupuesto, dependiendo de diversos factores. Finalmente, dada la importancia de la labor, asegúrese de ejecutarla solo con un aparejador de experiencia probada.

 

Aparejadores Madrid

Aire acondicionado y calefacción: ¿cuáles son las temperaturas más adecuadas?

Ha llegado el frío propio del invierno y empieza la época de resguardarse en lugares calientes. Elegir la temperatura adecuada para que podamos sentirnos a gusto en nuestro hogar sin gastar más energía de la estrictamente necesaria es el reto que todos los usuarios debemos cumplir, si no queremos recibir una factura de consumo energético que acabe desestabilizando nuestro presupuesto. Y es que gestionar de manera correcta el uso del aire acondicionado o la calefacción no es fácil.

La temperatura adecuada en tu casa en verano

Según los expertos, para optimizar el rendimiento del aparato de aire acondicionado que tenemos instalado en casa la diferencia entre la temperatura exterior e interior no debe superar nunca los 12 grados. Por lo tanto, programar la climatización para que en casa podamos estar a unos 24 ó 25 grados es más que suficiente como para sentirnos a gusto, sin necesidad de gastar un exceso de energía.

thermometer-751422_960_720

Muchas personas llegan a casa y buscan refrescarse bajando la temperatura del aire acondicionado a 18 grados. Esto no tiene ningún sentido, dado que al cabo de unos pocos minutos sentiremos suficiente frío como para necesitar ponernos una chaqueta ligera.

En cambio, esperando unos pocos minutos al llegar a casa notaremos perfectamente los efectos de tener el aire acondicionado a 24 o 25 grados. Esta temperatura representa el equilibrio perfecto entre el confort de los usuarios y el consumo mínimo de energía, teniendo en cuenta además que de esta manera se evita estar encendiendo y apagando el equipo, lo que representa aun un mayor ahorro de energía.

En definitiva, llegar  a 18 grados, sentir frío, apagar el aire acondicionado y volver a encenderlo al cabo de un rato  se acaba convirtiendo en un círculo vicioso que no nos aporta comodidad en casa y, además, nos hace gastar mucha más energía de la necesaria.

La temperatura adecuada en tu casa en invierno

Los expertos en climatización consideran que los  21 grados son la temperatura adecuada máxima para el uso de la calefacción o bomba de calor de tu aire acondicionado en invierno.

Hay que tener en cuenta que cada persona tiene una sensación de confort térmico diferente y que, además, la temperatura exterior varía a lo largo del día. Por lo tanto, es fácil que tengamos la tentación de aumentar la temperatura de la calefacción. En este momento, debemos tener en cuenta que un exceso de calor puede afectar incluso a nuestro descanso nocturno y que, además, cada grado que aumentamos incrementa un 7% del consumo de energía. Por lo tanto, regular la calefacción para conseguir la temperatura ideal en cada momento es esencial tanto para nuestro bienestar como para nuestra economía. Optar por sistemas de control como los termostatos programables o las válvulas termostáticas es indispensable para mantener la temperatura adecuada de calefacción, sintiéndonos a gusto en casa y a la vez ahorrando energía ya que no tendremos que apagar y encender el aparato para conseguir la temperatura adecuada.

Las consecuencias del uso erróneo de la climatización inadecuada

Usar tanto el aire acondicionado frío como la calefacción o aire acondicionado caliente a una temperatura inadecuada no solo tiene consecuencias negativas para nuestra economía y confort. También hay que tener en cuenta su incidencia sobre la calidad del aire y la contaminación que pueden producir. Escogiendo un sistema de climatización de calidad y, sobre todo, usándolo de manera racional podemos conseguir un correcto nivel de eficiencia energética y además cuidar el medio ambiente evitando un exceso de emisiones de sustancias contaminantes.

En resumen, la temperatura ideal debería oscilar entre los 21 y los 24 grados durante todo el año para poder disfrutar del hogar sin la necesidad de pasar frío, ni calor, ni tener que pagar unas facturas desorbitadas en las épocas de verano e invierno.